Santa Rabia Magazine presenta tres poemas inéditos de Gaia Ginevra Giorgi en versión del poeta argentino Leandro Gago y comentada por la poeta italiana Valentina Colonna, quienes se suman al equipo de Santa Rabia para ofrecernos una mirada diáfana de la poesía italiana actual dentro del panorama universal.
 
“Gaia Ginevra Giorgi, autora que trabaja mucho en la relación entre performance y texto, es poeta de la sensorialidad. Se confirma en el tiempo capaz de ofrecer una poesía de la tierra y del cuerpo, que tiene una musicalidad reconocible que acompaña al lector en el viaje dentro de las profundidades del suelo y de los elementos. Su escritura se mueve con ella, atravesando las cosas, hasta casi desaparecer.
 
Gaia Ginevra Giorgi es poeta e intérprete. Licenciada en Filosofía, estudia Teatro y Artes Escénicas en la Universidad IUAV de Venecia. Ha publicado “Sisifo” (Alter Ego Edizioni, 2016) y “Manovre segrete” (Interno Poesia, 2017), editado en España por La Bella Varsovia. Estudia la relación entre la poesía oral y los nuevos dispositivos electrónicos.”
 
Valentina Colonna
 
 
 
 
(INEDITI)
 
 
por estas partes la tarde es seca
roja la tierra -árida- sufre la sed
 
el tiempo desmancha en las esperas de los baldes
en las bocas abiertas de quien no sabe esperar
 
yo aquí no llamo ni siquiera a la noche
es todo un quedarse / entre olivos retorcidos
y el rumor impío del sexo
de los animales
 
yo solo me quedo, suspendo el juicio
casi no existo
 
[hay un poco de dios en cada promontorio
en la sal que resale la roca
en cada cuerpo, en mi cuerpo
entre los cuerpos]
 
 
*

mi oficio tiene que ver con el silencio
– con el dolor elemental recogido en las habitaciones
: escuchar el agua que que infla la tierra, la luz
que filtra, medir en largos sueños los claros
saber golpear en retirada. excavarme
un hueco en el esternón
 
reencontrar los hilos que traen
las raíces que me sostienen
 
 
*
 
en las tardes de verano mi madre
estaba sentada por allá como el cielo está sobre la mar
y en las cosas del sol, relegaba el horror
a un espacio distinto
a los cuartos de los hospitales
donde no me estaba permitido entrar
 
Traducción: Leandro Gago
 

*
 
da queste parti il pomeriggio è secco
rossa la terra – asciutta – soffre la sete
 
il tempo smacchia nelle attese dei secchi
nelle bocche aperte di chi non sa aspettare
 
io qui non chiamo neanche la sera
è tutto un restare / tra gli ulivi ritorti
e il rumore impietoso del sesso
degli animali
 
io solo resto, sospendo il giudizio
quasi non esisto
 
[c’è un po’ di dio in ogni promontorio
nel sale che risale sulla roccia,
in ogni corpo, nel mio corpo
tra i corpi]
 
 
*
 
il mio mestiere ha a che fare con il silenzio
– con il dolore elementare raccolto nelle stanze
: ascoltare l’acqua che gonfia la terra, la luce
che filtra, misurare a lunghi sonni le radure
saper battere in ritirata. scavarmi
un buco nello sterno
 
ritrovare i fili che mi portano
le radici che mi tengono
 
*
 
le sere d’estate mia madre
stava seduta di là come il cielo sta sul mare
e nelle cose del sole, rilegava l’orrore
a uno spazio diverso
alle stanze degli ospedali
dove non mi era permesso entrare
 
 
Share This