Omar Pinedo (Lima, Perú): Autor de artículos sobre secuencias ergódicas, economía china, y meditaciones sobre el trabajo poético. Poemas y artículos suyos han aparecido en revistas de Perú, Chile, España, Cuba y Colombia. Publicó los poemarios Mitologías Individuales (2016) y Diez Toros (2020). Actualmente está trabajando en Water Falling from a Jar y En el Principio era la Maravilla, sus próximas publicaciones.
 
 
1
 
Salir a la calle,
Piropear a los perritos.
 
 
2
 
Primero pusimos las papas al horno
(En corte finito para que salieran crujientes)
Luego pusimos encima la dorada

Un pescado noble musculoso
De expresión severa
No había sorpresa no había
Terror en su mirada

Entonces cerramos el horno
Y esperamos media hora

Cuando sacamos la fuente
¡Cómo brillaba! Un sabor un olor
Tan suave deliciosa
Carne blanda separada en
Movimientos delicados del cubierto

Sonrío y disfruto
Echo mantequilla a mis papitas
Y agradezco a mi amiga la dorada
Por brindarnos
La felicidad de este momento
 
 
3
 
Bulliciosa
Una bandada se acerca
Los loros
Verdes avivan el aire

Pendencieros
Ahuyentan a un par de palomas
Se apropian del pan

Extienden sus alas se posan
En la copa de un árbol frondoso
Y desde lo alto me avientan
Semillas y frutos pequeños

“¡Deja de joder!”
Le increpo a un loro
“¡Deja de joder!”
Responde

Le hago caso.
Guardo mis cuadernos y mis libros.
La naturaleza tiene siempre la razón.
 
 
4
 
Con un gesto delicado de la mano
Yayu esparce estrellas en el cielo
Cual semillas en el campo

Toma prestada la luna
Y la posa sobre un árbol
Para que le haga luz mientras se ducha

Extendiendo un brazo
Atrapa un par de nubes
Y las usa de toalla

Devuelve la luna echándola a rodar
Limpiamente sobre el mar
Como pelota de bowling

Sacude los campos de trigo como una manta
Se cobija en ellos
Y duerme

Y la veo dormir sonriendo
Hasta que el sol recoge las estrellas de los cielos
Y la luna se despide entre las olas

Y con la primera espuma de los días
Mansamente las mareas de la mar
Besan

Las arenas en la orilla de la playa
 
 
5
 
Tras medio año al norte,
Vuelvo al sur:
 
Dos inviernos,
Dos primaveras.
 
 
6
 
El árbol de mi casa tiene mi edad: lo plantó mi padre, y a su lado plantó mi madre una ponciana idéntica. Dos titanes de seis metros me saludan y me enseñan cómo habría sido mi vida si hubiera yo nacido planta:

Desayunar la tierra nutritiva
Beber algunos litros de agua
Almorzar al mediodía la luz del sol

Crecer y multiplicar mis bocas
Mis dedos mis cuellos mis brazos
Y brindarles sombra a ustedes, animales pequeños,
Mis mascotas

Me imagino un cedro enorme de la selva
Y con mi savia viril espanto a los insectos
¿Hace cuánto tiempo me plantó aquí mi padre?
¿Cuántas veces me invitó Apolo de su fuego?
¿Cuántas veces me bebí feliz el agua del Gran Jardinero?

Y sin saber nada de esto
Vienes marchando en tus máquinas
Terrible, Oh! Leñador
Cegado entre tu acero y tus pistones hidráulicos…
Pues solo Dios sabe
Cómo matar a un árbol y crear más vida
No tú, querido leñador
Idiota,
No tú
 
 
7
 
Tomando un diente de león,
Mi padre sonríe.
 
Viento de otoño.
Share This