Santa Rabia Magazine presenta tres poemas del joven poeta peruano Nilton Maa (Lima, 07 de diciembre del año 1988). Actor, escritor y narrador oral. Estudió teatro en la “Escuela de expresión y arte Augusto Boal” y gastronomía en “CENFOTUR” (centro de formación en turismo). Recientemente publicó su primera novela titulada “Imperio de sombras”, fue finalista en el concurso de poesía “El Mar”, organizado por la embajada de Taipei en Perú y segundo puesto en el concurso internacional de microrrelatos “La cruda brevedad. Literatura en tiempos de colapso”. Actualmente, escribe para el blog “Nilton Maa – cuentos y más”, es conductor del programa “Presencia Oriental” y columnista en el colectivo “Tusanaje”.
 
 
 
LETANÍAS
 
 
Has cruzado la línea del tiempo
para encontrarme aprisionado
en esta falacia.
 
Los jugos agrios
de órganos deprimidos
vienen a mi boca,
los desecho con dolor
a través de mi garganta.
 
Una y otra vez recurro al suelo,
a la complicidad de la noche.
Me avergüenza ser visto
por tus ojos vacíos,
que te claves en mis cuencas
masticando tu reproche.
 
Uno a uno se acumulan los lamentos,
arrepentidos mis ojos perecen,
palabras y más palabras
enmudecen en mis labios.
 
Me voy con el flujo del agua,
lleno de bilis las fosas nasales,
escupo sin expulsar mi vergüenza
y vuelvo a las sábanas,
bajo el arrullo del viento.
 
No me veas,
no evoco tu memoria
para verme manchar nuestro apellido.
Tampoco deseo que te vayas,
aunque rece siempre por tu descanso.
 
Hipocresía matizando mis palabras.
Una vez más elevo mis letanías
todas cargadas de mentiras
de deseos que se esfuman
cuando siento que te has ido.
 
 
 
VUELO DE AVES
 
 
Graznan sobre las rocas,
con sus ojos puestos en mí
van llamándome sin piedad.
 
Las piedras crujen
al ritmo de la marejada,
tentáculos tenebrosos
que me engullen como penumbra.
 
El cielo esconde sus luces,
abrazo mis rodillas
perdido en la distancia.
 
Donde la niebla se esconde
va muriendo el atardecer,
pierdo mis sentidos en el horizonte,
se extienden mis brazos
como alas que remontan el firmamento.
 
Ha caído mi corazón
bajo el vuelo de los graznidos.
Vuelvo la mirada sobre mi cuerpo,
negra está la bahía,
donde fui marcado por el olvido.
 
Aleteos en espiral a través de la noche,
vuelve a mí tu recuerdo,
vuelvo sobre la espuma,
sobre los golpes del mar,
buscando lo que fui.
 
 
 
AUSENCIA
 
 
Vuelve despacio aquel silencio,
la palabra que tu boca calla,
este recuerdo y tu indiferencia,
aquel deseo que tus manos rechazan.
 
El camino que se extiende
si mi sombra tu luz proyecta,
tantos adioses acumulados
en la banqueta
 
Golpea al tiempo
el eco de algún pasado,
el vacío de unos ojos
despidiéndose de la carne.
 
Me has devuelto la tormenta,
tomado de mi mano
transitas por tus certezas.
Te vas enfriando,
Traslúcido,
amante de temporada.
 
Que placeres extraños
encuentro en tu abandono,
ya no temo no verte al despedirme,
sigo de frente esperando una señal,
pero te has ido,
mucho antes de nuestro adiós.
 
 
Share This