¡Alfabeto del Mundo regala a los lectores y amantes de la poesía 6 nuevos y estupendos materiales de lectura!
 
La colección digital de poesía Alfabeto del Mundo llega a 22 libros digitales para descarga sin costo; aquí están 22 voces de América Latina, El Caribe y España, y pueden descargarse sin costo y de modo sencillo de dos hermosas páginas web.
 
http://lacastalia.com.ve/
 
https://edicionesdelalineaimaginaria.com/
 
La Castalia y Ediciones de la Línea Imaginaria, sellos editoriales de importante trayectoria, de Mérida, Venezuela y Quito, Ecuador, ambas ciudades andinas, cuyos editores son los poetas Aleyda Quevedo Rojas y Edwin Madrid de Ecuador y José Gregorio Vásquez de Venezuela, pusieron a circular en el mundo de la virtualidad, una potente y atractiva colección de libros de poesía, que lleva por nombre, Alfabeto del Mundo en homenaje al poeta venezolano Eugenio Montejo.
 
El único objetivo es incentivar y fomentar la lectura y el consumo de grades dosis de poesía de calidad en ediciones sobrias que combinan el arte de la fotografía con los más poderosos versos del mundo actual que se debate entre la pandemia y el aceleramiento del calentamiento global, la desigualdad y el crecimiento del desempleo. Los editores de este esfuerzo editorial creen fuertemente que la poesía es la cura, que la poesía es resistencia y que leer poesía es un ejercicio espiritual que nos mantiene alertas y en constante reflexión.
 
La colección se viste de alegría con los libros inéditos de la cubana Reina María Rodríguez, titulado: Que ellas – no existen; Modelo Centinela del traductor y poeta mexicano Hernán Bravo Varela; el libro de culto del español Luis García Montero “Habitaciones separadas”; “Sacrificiales del poeta colombiano Rómulo Bustos, “La condición urbana del maestro venezolano Juan Calzadilla y el poemario de la poeta y traductora mexicana Daniela Camacho bajo el título: Médula y Materia.
 
Los fotógrafos invitados son el ecuatoriano radicado en Estados Unidos, Fernando Espinosa, la fotógrafa venezolana Meline Uzcátegui, la maestra de la fotografía mexicana, Yolanda Andrade y el artista visual ecuatoriano Álvaro Ávila Simpson.

***
 
 
LUIS GARCÍA MONTERO nació en Granada, España en 1958. Es Catedrático de Literatura Española. Entre sus libros de poemas pueden destacarse Y ahora ya eres dueño del Puente de Broklyn (1980), Tristia (en colaboración con Álvaro Salvador, 1982, Hiperión 1989), El jardín extranjero (1983, Hiperión 1989), Diario cómplice (Hiperión, 1987), Las flores del frío (Hiperión, 1991), Habitaciones separadas (Visor, 1994), Completamente viernes (Tusquets, 1998), La intimidad de la serpiente (Tusquets, 2003), Vista cansada (Visor, 2008), Un invierno propio (Visor, 2011), Balada en la muerte de la poesía (Visor, 2016), A puerta cerrada (Visor, 2017) y No puedes ser así (Breve historia del mundo) (Visor, 2021). Su poesía juvenil fue reunida en el volumen Además (Hiperión, 1994). Ha reunido también una selección de su obra en Casi cien poemas (Hiperión, 1997), Antología personal (Visor, 2001), Poesía urbana (2002), Poemas (Visor, 2004) Poesía. 1980-2005 (Tusquets, 2006), Cincuentena (2009) y Ropa de calle (Cátedra, 2011), Almudena (Valparaíso, 2015), entre otros títulos.  Se le han concedido los Premios Federico García Lorca de la Universidad de Granada (1980), Adonais (1982), Loewe de Poesía (1993), Premio Nacional de Poesía (1994), Premio Nacional de la Crítica (2003), Premio de la Crítica de Andalucía (2008), Premio Poetas del Mundo Latino (2010), Ramón López Velarde (2017) y Premio Carlo Betocchi (2020). Se le ha concedido también la Medalla de Oro de Andalucía, el título de Profesor Honorario y Académico Ilustre de la Universidad de Mar del Plata y el nombramiento de Hijo Predilecto de Andalucía. También es autor de prosa narrativa y de ensayo.
 



                                        Nuestra noche


                        Quisiera perseguir algún poema
                        que hablase de mis noches, nuestra noche,
                        la misma noche cálida de rostros conocidos,
                        en el mismo rincón, ya no hace falta
                        preguntar lo que bebe cada uno.
 
                        Escribir, por ejemplo, puedo cerrar los ojos
                        y todo sigue igual, abro despacio
                        la puerta fría de color madera,
                        intimidad con humo de luz almacenada,
                        y risas en el fondo,
                        y una voz que denuncia mi costumbre
                        de llegar siempre tarde.
 
                        Escribir, por ejemplo, son ahora
                        mucho menos frecuentes estas noches,
                        y recuerdan inviernos negociados
                        con renta de amistad,
                        y tienen algo
                        de temblor fugitivo.
                        Las caras han cambiado, saben cosas
                        y se parecen más a nuestras vidas.
 
                        Escribir, por ejemplo, que los ojos,
                        cuando pasa la noche y en la calle
                        duele la luz del alba,
                        tienen otra manera de mirarse,
                        un modo más avaro de pensar
                        en los años, los meses, las semanas,
                        los días y las horas.
 
                        Noche eterna, tal vez
                        será mejor llamarte reincidente.
 

                                        Noche de nieve


                        Asume tus errores.
                        Visto para sentencia queda el tiempo
                        de las manzanas y la luna blanca.
 
                        Como en noche de nieve,
                        el lobo que cruzó los almanaques
                        ha marcado sus huellas. Las conoces,
                        sabes qué significa
                        dejar de amar, dejar de ser amado,
                        sentir que los minutos se corrompen
                        en el embarcadero de la vida.
 
                        Y llega hasta el final,
                        mírate frente a frente.
                                                                                   Pero luego
                        ten orgullo y valor, no digas nada
                        sino en presencia de tus abogados
                        que se llaman memoria, realidad y deseo.
 
                        Porque todo concluye, pero nada se calma.
 
                        Que no puedas perder lo que perdiste
                        no da tranquilidad, sino vacío.


                                        Canción de brujería

 
                        Señor compañero, Señor de la noche,
 
                        haz que vuelva su rostro
                        quien no quiso mirarme.
 
                        Que sus ojos me busquen
                        sostenidos y azules
                        por detrás de la barra.
 
                        Que pregunte mi nombre
                        y se acerque despacio
                        a pedirme tabaco.
 
                        Si prefiere quedarse,
                        haz que todos se vayan
                        y este bar se despueble
                        para dejarnos solos
                        con la canción más lenta.
 
                        Si decide marcharse,
                        que la luna disponga
                        su luz en nuestro beso
                        y que las calles sepan
                        también dejarnos solos.
 
                        Señor compañero, Señor de la noche,
 
                        haz que no cante el gallo
                        sobre los edificios,
 
                        que se retrase el día
 
                        y que duren tus sombras
                        el tiempo necesario.
 
                        El tiempo que ella tarde en decidirse.
 
Share This