Presentamos cuatro textos de la poeta española Lola Mascarell (Valencia, 1979). Mascarell es periodista y profesora de Lengua castellana y literatura. Desde el año 2008 y hasta 2012 dirige el Taller de Narrativa de la Universidad Politécnica de Valencia. En 2010 publica su primer poemario, “Mecánica del prodigio”, publicado por la editorial Pre-textos. “Palabras en el yunque. Memorias de un taller de escritura”, un ensayo sobre su experiencia en talleres literarios, ve la luz en la editorial Cocó, en el año 2012. Un año después obtiene el Premio Internacional de Poesía Emilio Prados, otorgado por la Diputación de Málaga y el Centro Cultural Generación del 27, con el libro de poemas “Mientras la luz”, publicado por la editorial Pre-textos en febrero de 2013. En el año 2014, ese mismo libro, será galardonado con el premio Alcalá de Poesía. Su último libro, “Un vaso de agua” fue publicado por la misma editorial en 2018. Muchos de sus poemas han sido recogidos en diversas antologías y revistas. También ha publicado artículos críticos en distintos medios de comunicación, suplementos literarios y en su propio blog: registrodeayeres.blogspot.com.
 
 
 
PECES
 
Las ideas ¿no son los peces del pensamiento?
H. D. Thoureau
 
 
Miro la nervadura
de mis párpados dentro:
arterias rosas sobre el fondo blanco
de la inactividad.
 
Intento no pensar en lo que pienso,
en el modo veloz y escurridizo
con que escapan de mí los pensamientos.
 
Me pregunto si soy yo quien me piensa
o si es el pensamiento
ese pez que me mira
y luego se zambulle mar abajo.
 
He abierto los ojos.
 
Un puñado de escamas
se deshace en mi mano.

 
RELIEVE
 
 
¿Por qué nos reconforta contemplar
el relieve azulado de la sierra
recortándose al fondo del paisaje,
qué promesas antiguas
dibuja en nuestras venas
su perfil afilado?
 
Y el olor de la leña,
¿de qué felicidad
misteriosa y atávica
nos hablan sus aromas, qué relato
de alimento y refugio,
de caza y salvación se nos aviva
en el humo sereno de la hoguera?
 
¿Qué cosas no sabemos aun sabiéndolas?
 
¿De qué rincón salvaje de nosotros
nos habla la montaña?
 
 
OBJETOS
 
 
Está la silla en la que se sentaba
buscando el aire fresco
de la parte de atrás.
Es una buena silla.
Su silla favorita.
Aguanta en una esquina bajo el porche,
al lado del jazmín que tantas veces
ella misma podó.
 
También el costurero,
de pino y con dibujos floreados,
al que aún hoy recurro
cuando pierdo el botón de una camisa.
 
Asusta comprobar que el mismo hilo
con que coso mis prendas
fue elegido por ti,
que en tus días alegres de verano
vestiste el delantal que ahora me pongo.
 
Contemplo los objetos que decoran
el salón de mi casa y repaso sus huellas
e imagino qué cosas
podrán sobrevivirme y si sabrán
también llorar mi ausencia como llora
tu silla en la terraza.
 
Hay algo de mi muerte en cada objeto,
algo sólido, tonto, intrascendente,
tan breve y pasajero como yo,
que me agarra a la vida.
 
 
SENCILLEZ
 
 
Y quiero escribir cosas
como que hoy hizo frío
y que empieza noviembre.
Que los cielos de ahora
siguen siendo los cielos más hermosos
y que amo la casa en la que vivo.
Que a veces me recorre
una tibia cosquilla de querer perdurar,
pero siempre las cosas de diario
acaban por teñir ese destello
con su propio relumbre cotidiano.
Y quiero escribir agua
borboteando en el cazo,
boniatos en el horno
o lámpara de luz en la mesilla.
Retener un instante este momento
en que duermen las cosas allá afuera
y todo se concentra en este útero
cerrado de la casa.
Escribir por ejemplo
que el día se termina,
y que no pasa nada.
 
 
Share This