Santa Rabia Magazine presenta una selección de “La casa bailarina y otros poemas” (Mago Editores, 2020) de Leo Lobos (Santiago, Chile, 1966) Poeta, ensayista, traductor, artista visual y gestor cultural. Laureado UNESCO-Aschberg de Literatura 2002. Ha publicado más de 20 libros de poesía, traducción y arte. Ha traducido al castellano, entre muchos otros, a la célebre escritora brasileña Hilda Hilst y al poeta portugués Fernando Pessoa. Ha participado en innumerables muestras colectivas e individuales de arte en Francia, Argentina, España, Estados Unidos, Brasil y Chile. En la actualidad es el editor general y director de arte de la Revista de Poesía Libros Latinoamericanos publicada en Chile por Max G. Sáez.
 
 
LA CASA BAILARINA Y OTROS POEMAS DE LEO LOBOS
 
Por Horacio Eloy
 
EL bellísimo libro que celebramos HOY nos sorprende con una portada sensacional, una explosión de colores alucinante, obra del mismísimo poeta, Leo Lobos. Un libro que desborda frescura, y originalidad. Se inicia este cuerpo poético con un poema que otorga cierto tono al libro, poema en tres idiomas, español, portugués e inglés, con una alusión centrada en la obra arquitectónica de Frank Gehry, en especial a La Casa Danzante, instalada en la ciudad de Praga en 1922. A partir de esta referencia y a otra serie de obras icónicas de este notable arquitecto, el poeta Leo Lobos edifica, construye y escenifica su propuesta escritural. Son poemas breves muchos de ellos, cargados de mundos interiores y exteriores en permanente y luminosa correspondencia.  “POEMAS / PARA ESPANTAR / EL ODIO / LA RABIA / Y LA LOCURA”. Entrega una clave, algo así como una declaración de principios, una función de toda genuina poesía. Así entonces se despliega la escritura dejando en su fluir la constancia de la finitud y la fugacidad del tiempo y la existencia, fluyendo también la memoria, ese cofre sagrado que nos permite acceder a tiempos pretéritos revelados en un presente. Poemas que nos permiten asumir la posibilidad de construir con las palabras una muralla, un escudo protector, una primera línea para resistir los embates de un mundo atravesado por el consumismo y la banalización de la cultura.  Estos poemas tejidos por la mano certera de Leo Lobos que con oficio da cuenta de espacios y territorios donde se exhorta a recuperar el equilibrio, a romper la grisácea rutina existencial, a  asumir con alegría el desafío del CARPE DIEM, vivir el día  intensamente, como el poema dedicado al baterista de la legendaria de la banda de rock inglesa The Who, pero también asumir el perfume de la vida del hogar, la mesa, el mantel y más allá indagar en los secretos de la gran ciudad con sus sombras y destellos. En  este libro  LA CASA BAILARINA Y OTROS POEMAS hay memoria, sensibilidad y honestidad, se trata de una escritura que interroga y da respuestas en la posibilidad mágica del lenguaje, en su esencia sanadora, en esa música secreta de las palabras. Es por  eso que no puedo dejar de citar para ir cerrando  las palabras  precisas de un gran pensador latinoamericano que señaló : “No solo se trata de la conquista del pan sino también de la belleza”. Y sin duda esta nueva obra del poeta Leo Lobos la ha conquistado en toda su dimensión. 
 


10 POEMAS PARA ESPANTAR EL ODIO, LA RABIA Y LA LOCURA
 
 
   
La casa bailarina
A Frank Gehry
 
Él no puede escapar de su firma,
y no sigue receta alguna para
estas edificaciones desde
Sillicon Valley hasta el
Walt Dysney Concert Hall
desde el nuevo campus para Facebook
hasta el Museo Guggenheim de Bilbao
de los edificios de Londres hasta
 su casa bailarina de Praga
solamente hacer a los demás
lo que a usted le gustaría para sí
como la regla de oro del Talmud:
el respeto por la persona que está
al lado tuyo
como al maestro Mier Van der Rohe,
quién repetía sin cesar,
Si algo es bueno es bueno y ya
sé un buen oyente y presta atención
a tu tiempo y a tu lugar
mal humorado
pero
dulce
 
 
Lo quemé
todo de
asombro
y
luego
todo
se
apagó
 
 
Instrucciones para viajar al espacio
Si no se calculan
los riesgos se corre el peligro
de abandonar el carro de la causalidad
ese extraordinario vehículo
acelerador de la conciencia
el pálido
silbato
de
un
tren
perdido
 
 

“Ten más de lo que muestras, habla menos de lo que sabes”
William Shakespeare
 
“La flor donde se posan los insectos es rica de matiz y de perfume”
Salvador Dalí
 
No abandones la nave
No abandones la nave
no abandones la nave sin tu traje espacial
nadie sabe en qué estación del multiverso
la proa al aire se detendrá
recordarás apenas tu propia
situación en el mundo
mantén el equilibrio entre
el espacio y el cuerpo
hasta
ascender
pausadamente
los recuerdos vendrán a alas desplegadas

 
“Tú cuerpo acabará donde comience para mi”
Eunice Odio
 
He perdido tantos poemas
Tantos poemas
que escuche de gracia
tantos que no escribí
poemas que olvide
la vida ha estado llena
de terribles desgracias
la mayoría de las cuales nunca sucedieron
que gran silencio
la solemne luz de mi ciudad interior
en el fondo un poema es algo
que no se ve


Los labios de la boca de un libro
 
La mosca anda cabeza abajo por el techo
así las personas por la calle
vértebra sobre vértebra
un anhelo totalmente ilimitado y unas
pocas palabras:
deseo, valor y simulacro,
un triángulo incansable
como los labios de la boca de un libro
que nos domina y constituye
un viaje que viaja con nosotros
unas pocas palabras
lo único que necesitamos
para entender tanto
crujido sobre crujido
desde el día meridiano
hasta las auroras actuales
la misma mecánica de los animales
el mismo hilado amanecer
la misma luz esbelta
como flores en la noche
justo cuando el sol reposa
eones de tiempo y multitud
el ser que permanece habita
en el umbral de un mundo nuevo
 
 
Del misterio
En el lugar donde la lluvia
te transforma en ancha luz
sobre las piedras
un aeroplano sobre un cielo despejado
un paracaidista azul y blanco
 a contraluz
 
 
Actor
Si pudiera ensayar
un martes
o
un jueves
un viernes
un fin de semana entero
con unas líneas que aún desconozco
de una obra de teatro pronta
para su estreno
 
                  A Roberto Hoppmann
 
 
La música del lenguaje
 
Soñaba con extensos campos
el zumbar de abejas de cristal
liviandad y naturalidad
buscar siempre
un nuevo sol en un cielo irregular
un amplio vestido que muda su color
escribir la música del lenguaje
es también aprender a vivir
el espíritu que encarna en las palabras
 
 A Águeda Jofré y Nicolás Rocco
 
 
Epizootia
 
No quedan escenarios                     
estás solo en tu casa                          
no te disfraces de ti mismo            
en un paisaje interior        
respeta el material de las palabras
que fueron escritas en silencio
 
El arte es la más alta esperanza     
un extraordinario acelerador de la conciencia
convierte lo invisible y provoca sensaciones
reúne a las personas
congrega en un mundo cada vez más solitario
 
El arte libera del dolor, de la insatisfacción y el caos interior
trabaja con ellos y te transforma
 
Hay tanto por hacer, por conectar    
la esperanza de llegar o de
 
 
 
 
Nota del editor
 
 
El poema La casa bailarina de Leo Lobos hace alusión directa a la obra homónima del prestigioso arquitecto Frank Gehry y a las innovadoras formas de los edificios que diseña. Gehry es uno de los arquitectos que considera que la arquitectura es un arte, en el sentido de que, una vez terminado un edificio, éste debe ser considerado una obra.  Conocida también como La casa danzante este edificio deconstructivista está situado en Praga, República Checa. Fue diseñado por el arquitecto Vlado Milunić en colaboración con Frank Gehry, en una parcela frente al río Moldava. El edificio fue diseñado en 1992 y terminado en 1996. El diseño, no muy tradicional, fue polémico en su momento porque la casa destaca entre los edificios barrocos, góticos, Art Nouveau y que, según un sector de la población, no concordaba con estos estilos arquitectónicos. El entonces presidente checo, Václav Havel, apoyó activamente este proyecto con la esperanza de que el edificio se convirtiese en un centro de actividad cultural. Para acercarse cada vez más a este ideal, Gehry ha ido trabajando en sus sucesivos proyectos en esta dirección, sin abandonar otros aspectos primordiales de la arquitectura, como la funcionalidad del edifico o la integración de éste en el entorno. En reconocimiento por su labor, Gehry recibió en 1989 el prestigioso premio Pritzker, comparable al premio Nobel de arquitectura. En este poemario titulado La casa bailarina de poeta chileno Leo Lobos sigue fiel a los principios de las vanguardias latinoamericanas, los recursos recreados para transmitir el vértigo histórico de un mundo fracturado, para cuestionarse y responder acerca de la pertenencia a ciertos lugares y finalmente abrir un diálogo entre las culturas, las identidades y los idiomas. El poeta francés Paul Valéry escribió “se reconoce a un poeta cuando este transforma al lector en un inspirado”. Aquel que lee ofrece al creador de los poemas los méritos trascendentes de las fuerzas y de las gracias que se desenvuelven en él. Este es un adelanto de 5 poemas inéditos que serán publicados en el libro de Leo Lobos: LA CASA BAILARINA de la Colección de Poesía chilena y latinoamericana por MAGO Editores este 2020.

Share This