Santa Rabia Magazine presenta el poema Vuelo nocturno del oso panda brasilero + el poema inédito Quemar las flores en versión bilingüe español-portugués, de la poeta peruana Julia Wong. Hija de migrantes chinos en el Perú, heredó el Nomadismo como ejercicio. Nació en Chepén en 1965, es escritora y gestora cultural, fundadora del festival de poesía en Chepén. Viajera antes de la Pandemia. Probablemente haga un giro de 180 grados dedicándose a hacer chifas poéticas. Estudió derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Lima, Literatura en la PUCP, Teología y Filosofía en la Universidad de Freiburg en Alemania; no terminó ninguna de ellas, visitó las cátedras de Sinología y religiones comparadas en Tuebingen (también en Alemania) y llevó cursos de Literatura en inglés en la Universidad de Macau (1996) y desarrolló un enorme interés por la geografía y la gestión cultural. Ha publicado varios libros de poesía, entre los que destacan, “La desmineralización de los árboles “y “tequilaprayers” con Paracaídas editores, Lima- Perú, “Un vaso de leche fría para el Rapsoda” con Celacanto Lima Perú -,” Oro muerto” con Cascada de palabras en México, Bi-rey- nato con el Suri Porfiado en Argentina y “Un salmón ciego” con Borrador editores. En Narrativa, “Mongolia” con Animal de Invierno, “Margarita no quiere Crecer, con Borrador y “Aquello que perdimos en la arena”, con Peisa.  Los libros que más han significado como objeto cultural y poético fueron lectura de manos en Lisboa con Melón Editora en Argentina y “Pessoa por Wong” (2018 con Hannan Harawi, en Lima Perú). Participó como Panelista en el ALADAA 2018, con un trabajo sobre Sui Yun Wong, (Kathy Wong), con una investigación sobre los vínculos de la poesía de la Amazonía con voces ancestrales de la poesía escrita por mujeres en la dinastía Tang. Es colaboradora del Colectivo Tusanaje. (Diáspora China y sus derivados).
 
 
 
 
VUELO NOCTURNO DEL OSO PANDA BRASILERO
(porque no hay pandas en Brasil)
 
 
Sueño con osos.
La última y la única vez que vi a un oso, era un panda de verdad.
Esa manía de asociar a los pandas con China y el Bambú,
este oso estaba loco.
Lo tenían resguardado en ese zoológico de Alemania.
No lo vi tierno, ni me dio gracia, ni pena.
El zoológico no sólo es una jaula horripilante
sino un lugar de masturbación silenciosa para niños.
¿Por qué los padres llevan a los niños a ver seres imposibles?
Debe ser terrible ser animal, pero pensar como humano.
Lo peor es que la gente ni siquiera lo intuye,
creen que los pandas, los camellos y
los elefantes son seres vertebrados que disfrutan
al dar vueltas en un espacio reducido
mientras miles de caritas felices les tiran maíz envenenado.
Ese oso panda estaba enloquecido,
había roto una puerta, en lugar de masticar el bambú lo miraba con rabia;
sino hubiese un vidrio protector se hubiera tirado encima de los niños curiosos.
Ese mismo año en que vi al oso muy enojado empujar la puerta
y destruir todo lo que había en su corral
tomé un vuelo a Nueva York
y te vi encerrado en una ciudad que vibraba como trasbordador espacial.
La gente de Nueva York es distinta a toda la gente del planeta
Tú estabas allí sentado en una veredita…
Verte allí comiéndote las uñas me dio una sensación parecida cuando vi al oso panda gruñir enfurecido.
 
 
 
 
QUEMAR LAS FLORES
QUEIMAR AS FLORES
 
 
La palabra amor se vuelve difícil en medio del fuego.
A palavra amor fica dificil no meio do fogo
 
La verdad es otra, mi hermana llora al sol después de cada incendio.
A verdade é outra, a minha irma chora ao sol depois do incendio.
 
¿Son hijas del mismo padre y la misma madre?  no importa, todos entendemos el lenguaje del fuego cuando ha caído la noche.
São filhas do mesmo pai e da mesma mãe? Não importa, todos nós entendemos a linguagem do fogo quando a noite já caiu.
 
Es una forma de concebir que la vida es una tragedia interminable.
É uma maneira de conceber que a vida é uma tragédia que nao tem fim.
 
La cobardía del otro nos tranquiliza, su pasión nos enardece.
Enquanto a covardia do outro nos tranquiliza, sua paixão nos inflama.
 
Eso es importante en mi país, cuando el fuego habla, todos escuchamos.
Isso é importante no meu país, pois quando o fogo fala, tudo ouvimos.
 
Ha ardido la miel y se ha encendido mi corazón.
O mel queimou e meu coração acendeu.
 
Ha ardido el eucalipto en la montaña.
O eucalipto flamejou na montanha
 
Ha ardido un verbo y sólo el hambre ha sabido escuchar.
Um verbo ardeu em chamas e só a fome ouviu.
 
Me gustan los árboles encorvados, los troncos como cadáveres, los ojos incendiados de los animales. Todo es una sinfonía interminable.
Eu gosto de árvores dobradas, troncos como cadáveres, os olhos queimados dos animais. Tudo é uma sinfonia sem fim.
 
Las abejas no mienten, es tan triste porque se han prendido las flores. La miel se ha quedado en medio de la candela.
As abelhas não mentem, é tão triste porque as flores foram acesas. O mel foi deixado no meio da chama.
 
Miren, aquí en Asia, parecen más poderosas algunas tribus, en fin, como todas partes, unas parecen sobrepasar a las otras. Unas parecen más fuertes y destruyen a otras.
Veja, aqui na Ásia, algumas tribos parecem mais poderosas, enfim, como em todo lugar, algumas parecem superar as outras. Alguns parecem ser mais fortes e destroem as outras.
 
Navegamos por un mar de plata, navegando los cantos de los otros.
Nós navegamos por  um mar de prata, navegando as canções de outros.
 
Todos somos hechos de sangre y fuego, más al llegar al camal, enmudecemos.
Somos todos feitos de sangue e fogo, mais quando chegamos ao camal, ficamos em silêncio.
 
Pero las flores…ellas que fueron hechas para ser libadas con cada ósculo donde nació la inocencia. Ellas perecieron en las llamas. Ellas desparecieron en el silencio de la desgracia.
Mas as flores … foram feitas para serem sugadas a cada obstaculo onde nasceu a inocência.  Eles pereceram nas chamas. Eles desapareceram no silêncio do infortúnio.
 
Las flores poseen una mística nocturna.
As flores possuem uma mística noturna.
 
Mientras duermen susurran entre las hojas como se tejen los pistilos. Las flores dormitan en el lecho de la aurora. Sin madre, creadas por ellas mismas, entregadas a la esfera del incendio.
Enquanto dormem, sussurram entre as folhas enquanto os pistilos são tecidos. As flores cochilam no leito do amanhecer. Sem mãe, criada por eles mesmos, entregue à esfera do fogo.
 
Pienso en cómo he mirado a mi madre y en como he dejado que el sol me traspase los ojos, he llorado azufre. He llorado sangre. He llenado los ríos de Portugal con mi llanto escondido.
Eu penso em como eu olhei para minha mãe e como eu deixei o sol permear meus olhos, eu chorei enxofre. Eu chorei sangue. Eu enchi os rios de Portugal com o meu pranto escondido.
 
Mi padre era un elefante y soñaba que cada pétalo era tejido por las lenguas incendiadas del amor. Después desperté sobre las cenizas del bosque, este balbuceo apacigua a la última bestia pirómana del valle y prende un enorme fuego a una palabra que nace y a un significado que muere.
Meu pai era um elefante  e sonhava que cada petala era tecida pelas linguas incendiadas do amor. Depois acordei sobre as cinzas do bosque, este murmurio que apazigua a ultima besta piromaniaca do vale e acende uma enorme chama a uma palavra que nasce e a um significado que morre.
 
 
Nota a Quemar las flores por Julia Wong:
 
El poema “Quemar las flores” que está traducido al portugués, por Carlos Sáenz, nació al atestiguar el resultado de los incendios Forestales en Portugal el 2017 y el 2018, esos dos años hubo incendios forestales de gran Magnitud. La señora Ana Filomena Amaral y la Cooperativa Arte y Vida organizaron un festival de Literatura denominado Palavra do Fogo. Fui invitada dos veces, este poema es el resultado de esas dos vistas que me permitieron atestiguar tanto el dolor de los afectados como la fuerza de la solidaridad entre naturaleza y comunidades para volver a recrear el espacio comunitario.
 
Share This